<small id="c0tja" ></small><rt id="c0tja" ></rt><xmp id="c0tja" ><li id="c0tja" ></li></xmp>
  • <noframes id="c0tja" >
    <u id="c0tja" ><var id="c0tja" ></var></u>
        <dd id="c0tja" ><object id="c0tja" ><noframes id="c0tja" >
        <menu id="c0tja" ></menu>
        <tr id="c0tja" ><label id="c0tja" ></label></tr>
      1. <code id="c0tja" ><xmp id="c0tja" ><p id="c0tja" ></p>
        <kbd id="c0tja" ><small id="c0tja" ><i id="c0tja" ></i></small></kbd>
      2. <rp id="c0tja" ></rp>
      3. <option id="c0tja" ><strong id="c0tja" ></strong></option>
      4. <menu id="c0tja" ><listing id="c0tja" ><menuitem id="c0tja" ></menuitem></listing></menu>

        <sup id="c0tja" ></sup>
        1. Vida, Esperanza y Verdad

          Versiculos Para Meditar

          El sacrificio de Cristo hace posible para nosotros ser santos

          Colosenses 1:21-22  

          Y a vosotros también, que eráis en otro tiempo extraños y enemigos en vuestra mente, haciendo malas obras, ahora os ha reconciliado en su cuerpo de carne, por medio de la muerte, para presentaros santos y sin mancha e irreprensibles delante de él.

          Toda la humanidad, bajo la influencia y desvío de Satanás, ha escogido el camino de pecado, el cual nos separa del Dios santo. Nuestras mentes, debido a esta influencia de Satanás, no se sujetan a las leyes de Dios, haciendo que nosotros seamos enemigos de Dios (Romanos 8:7). Pero el Hijo de Dios vino como ser humano para poder pagar la pena de muerte por nuestros pecados en nuestro lugar. El sacrificio de Jesucristo hizo posible para quienes Dios llama tener acceso a su Santo Espíritu.

          El Espíritu Santo trabajando con nosotros neutraliza esta hostilidad hacia Dios que Satanás inyecta en la humanidad a través de su influencia. Esto nos permite arrepentirnos y ser perdonados. A la vista de Dios, el pecador que ha sido perdonado es santo, sin culpa e irreprochable —todo por el amor y sacrificio de Cristo.

          Para más información acerca del sacrificio de Cristo y nuestra respuesta a ello, vea usted nuestros artículos “El sacrificio de Jesús” y “Cómo debemos arrepentirnos”.