<small id="c0tja" ></small><rt id="c0tja" ></rt><xmp id="c0tja" ><li id="c0tja" ></li></xmp>
  • <noframes id="c0tja" >
    <u id="c0tja" ><var id="c0tja" ></var></u>
        <dd id="c0tja" ><object id="c0tja" ><noframes id="c0tja" >
        <menu id="c0tja" ></menu>
        <tr id="c0tja" ><label id="c0tja" ></label></tr>
      1. <code id="c0tja" ><xmp id="c0tja" ><p id="c0tja" ></p>
        <kbd id="c0tja" ><small id="c0tja" ><i id="c0tja" ></i></small></kbd>
      2. <rp id="c0tja" ></rp>
      3. <option id="c0tja" ><strong id="c0tja" ></strong></option>
      4. <menu id="c0tja" ><listing id="c0tja" ><menuitem id="c0tja" ></menuitem></listing></menu>

        <sup id="c0tja" ></sup>
        1. Vida, Esperanza y Verdad

          De la edición Enero/Febrero 2020 de la revista Discernir

          7 claves para desarrollar discernimiento espiritual - Parte 1

          El mundo está lleno de información religiosa, pero escaso de discernimiento espiritual. ¿Cómo evitar caer en la confusión?

          El joven contador enfrentaba una difícil decisión que afectaría el resto de su vida y probablemente su carrera. Tenía mucho que perder.

          Su esposa y él acababan de descubrir que el día de reposo era el sábado en lugar del domingo, y cambiar de día de adoración tenía graves consecuencias para su futuro. Habían ido a la iglesia en domingo durante toda su vida, así que la noticia les sorprendió mucho.

          También estaba el factor económico. El contador había entendido que debía dejar de trabajar en el día de reposo, pero en su empleo le pedían trabajar la mitad del sábado. Para un hombre joven y casado, con dos hijos pequeños que mantener, su trabajo era esencial para el sostén de la familia.

          Tratando de tomar una decisión, estudió con cuidado las escrituras que decían que el día de reposo era el sábado, y todas tenían sentido. Luego se acercó al pastor de la iglesia a la que asistía y le preguntó por qué esa denominación guardaba el domingo. La respuesta del pastor fue una estándar: se guardaba el domingo para conmemorar la resurrección de Jesús. Y no sabiendo que Cristo en realidad resucitó en un día diferente, esta explicación también le pareció lógica al joven profesional.

          Aquel contador era mi padre, y en ese momento se sentía muy confundido. Ambas explicaciones le parecían igualmente lógicas.

          Discernimiento espiritual

          La encrucijada que mi papá enfrentaba requería de discernimiento espiritual —la capacidad de ver lo que Dios desea que hagamos. Ésta es una habilidad fundamental para cualquiera que desee adorar a Dios “en espíritu y en verdad” (Juan 4:23-24).

          En nuestro mundo actual, hay muchas explicaciones aparentemente lógicas para una enorme variedad de creencias religiosas, ¡algunas diametralmente opuestas entre sí! ¿Cómo podemos adquirir el discernimiento espiritual necesario para saber cómo espera Dios que lo adoremos?

          Éstas son siete claves para ayudarnos a desarrollar tan crucial habilidad.

          Clave 1: Reconocer que hay absolutos espirituales

          Éste es un paso fundamental para desarrollar discernimiento espiritual. Las matemáticas, la ciencia, la construcción, el pensamiento lógico y casi todas las cosas en la vida requieren de absolutos. Pero cuando se trata de la ley de Dios y la moralidad, muchas personas prefieren decidir por sí mismas lo que está bien y lo que está mal. Se rehúsan a reconocer que Dios tiene autoridad sobre nuestra vida y nos da instrucciones que debemos seguir siempre, sin importar las circunstancias.

          Pero la verdad es que con Dios también hay absolutos. La Biblia nos dice claramente cómo Él espera que nos comportemos, y que desobedecer sus instrucciones es pecado. Tener discernimiento implica saber reconocer opuestos o contrastes, como limpio/inmundo, bueno/malo, correcto/incorrecto y obediencia/desobediencia. Y el discernimiento espiritual requiere que hagamos ciertos juicios.

          Quienes rechazan la autoridad de Dios para establecer reglas odian ser juzgados. No quieren que nadie les diga (o incluso piense) que su comportamiento está mal. Esto es lo que sentían los hombres de Sodoma cuando acusaron a Lot de “erigirse en juez” por intentar disuadirlos de sus malas intenciones contra sus invitados (Génesis 19:9). Quienes hoy en día rechazan la ley de Dios también se sienten juzgados cuando sus malas obras no son aceptadas y celebradas.

          En nuestra sociedad actual, que es hostil a las leyes buenas y beneficiosas de Dios, muchos citan las siguientes palabras de Cristo: “No juzguéis, para que no seáis juzgados” (Mateo 7:1). Incluso quienes rechazan la mayoría de las enseñanzas bíblicas citan este versículo a veces. Y aún quienes dicen ser cristianos pueden malentender lo que Cristo quiso decir.

          Pero si leemos Mateo 7:1-3 con cuidado, veremos que la lección de Jesús en realidad se trata de los juicios con hipocresía. Su punto era que, antes de intentar ayudar a los demás a corregir sus faltas, debemos corregir las nuestras. Si su enseñanza hubiese sido que no debemos juzgar nunca, entonces no podríamos ayudar a nuestro prójimo de esta manera.

          En otra ocasión, Cristo dijo más claramente: “juzgad con justo juicio” (Juan 7:24, énfasis añadido).

          Clave 2: Pedir la ayuda de Dios

          Reconocer que no lo sabemos todo es otro principio fundamental para desarrollar discernimiento espiritual. Los mantras populares acerca de “escuchar a nuestro corazón” o “buscar en nuestro interior” las respuestas a los grandes dilemas de la vida son opuestos a lo que la Biblia enseña.

          Reconocer que no lo sabemos todo es otro principio fundamental para desarrollar discernimiento espiritual.Cuando empezaba su reinado, el rey Salomón le pidió a Dios: “Eterno Dios mío, tú me has puesto a mí tu siervo por rey en lugar de David mi padre; y yo soy joven, y no sé cómo entrar ni salir… Da, pues, a tu siervo corazón entendido para juzgar a tu pueblo, y para discernir entre lo bueno y lo malo” (1 Reyes 3:7, 9; énfasis añadido). Sus palabras agradaron a Dios, así que Salomón recibió lo que pedía (vv. 10, 12).

          Más tarde, cuando el rey escribió parte de la sabiduría que Dios le había dado, dijo en dos ocasiones: “Hay camino que al hombre le parece derecho; pero su fin es camino de muerte” (Proverbios 14:12;16:25).

          Al reconocer el hecho de que los seres humanos necesitamos ayuda, Jeremías también le dijo a Dios: “Conozco, oh Eterno, que el hombre no es señor de su camino, ni del hombre que camina es el ordenar sus pasos” (Jeremías 10:23). Luego añadió: “Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá” (Jeremías 17:9).

          El salmista además escribe: “Enséñame buen sentido y sabiduría, porque tus mandamientos he creído” (Salmos 119:66, énfasis añadido). Nosotros también podemos hacer lo mismo; podemos pedirle a Dios discernimiento espiritual y creer que, como promete Cristo: “todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis” (Mateo 21:22).

          Clave 3: Odiar lo que Dios odia y amar lo que ama

          Dios creó al ser humano a su imagen, y su deseo es que adquiramos su naturaleza como miembros de su familia eterna. Pablo explica que Dios nos ha llamado a ser “hechos conformes a la imagen de su Hijo”, y el resultado de ese proceso es que nuestros cuerpos llegarán a ser “[semejantes] al cuerpo de la gloria suya” (Romanos 8:29; Filipenses 3:21).

          Con esta idea en mente, Pablo instó a los corintios diciendo: “Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo” (1 Corintios 11:1). Mientras más nos esforcemos por imitar a Dios, más seremos como Él y mayor será nuestro discernimiento espiritual. Y mientras más crezcamos en discernimiento, nuestros valores, pensamientos y juicio se conformarán más a los de Dios.

          ¿En qué debemos imitar a Dios?

          Podemos empezar por odiar lo que Él odia y amar lo que ama. Dios ama a toda la humanidad y quiere que todos seamos parte de su familia. Pero al mismo tiempo, odia el pecado por las terribles consecuencias que produce en las personas (Juan 3:16-17; 2 Pedro 3:9; Romanos 6:23).

          ¿Qué cosas odia Dios? La lista es bastante extensa, pero éstas son algunas de las conductas que Él rechaza, e incluso describe como “abominaciones”: adorar a dioses falsos (Deuteronomio 12:31; 16:22), el divorcio (Malaquías 2:16), el consumo de carnes inmundas (Levítico 11:11), el travestismo (Deuteronomio 22:5), los negocios engañosos (Proverbios 11:1), la mentira (Proverbios 12:22), y los caminos de los impíos (Proverbios 15:9).

          Proverbios 6:16-19 enumera otras siete cosas que Dios abomina; y como un resumen de este punto, Salmos 97:10 dice: “Los que amáis al Eterno, aborreced el mal”.

          ¿Qué cosas ama Dios? Ama al dador alegre (2 Corintios 9:7). Le agradan las oraciones sinceras (Apocalipsis 5:8). Le gusta vernos hacer el bien y compartir con otros (Hebreos 13:16), y le place invitar a los santos a ser parte de Reino (Lucas 12:32).

          El profeta Amós resumió este punto cuando le dijo a su pueblo: “Aborreced el mal, y amad el bien” (Amós 5:15). Este consejo sigue siendo válido en la actualidad.

          En nuestra próxima edición, estudiaremos cuatro claves más para desarrollar discernimiento espiritual.

          ¿Qué cosas debe juzgar un cristiano?

          Contrario a la idea errónea de que los cristianos nunca deben juzgar (a menudo basada en Mateo 7:1), la Biblia nos dice que si queremos seguir a Dios debemos juzgar muchas cosas. Éstas son algunas áreas de la vida que requieren de nuestro juicio:

          • La doctrina: ¿se basa en la Palabra de Dios o no (1 Timoteo 4:1, 16; 2 Timoteo 4:3-4)?
          • Los líderes religiosos: ¿enseñan verdad o mentira (Mateo 7:15; Hechos 20:29-31; Colosenses 2:8; Apocalipsis 2:2)?
          • Los valores: ¿aceptamos y vivimos según los estándares de Dios, o los del mundo (1 Tesalonicenses 4:1-7; 1 Corintios 6:9-10)?
          • Los amigos: ¿los escogemos sabiamente (Proverbios 12:26; 22:24-25)?
          • La cultura: ¿nos esforzamos por vivir justamente, o por ser aceptados en el mundo (1 Juan 2:15; Apocalipsis 18:4)?
          • Nosotros mismos (2 Corintios 13:5).

          No es nuestra labor juzgar a las personas para condenarlas. La responsabilidad de esta clase de juicio le corresponde a Jesucristo, y sus juicios son completamente justos y misericordiosos (Salmos 96:13; Hechos 17:31; Juan 5:22). Pero Dios sí espera que sepamos discernir entre lo correcto e incorrecto para que podamos vivir en obediencia a sus leyes buenas y beneficiosas.

          Continuar leyendo

          ×

          Discern is published every two months and is available in digital and print versions. Choose your preferred format to start your subscription.

          Print subscriptions available in U.S., Canada and Europe

          ×

          Please choose your region:

          ×

          Suscríbase a Discernir

          ×
          Fill out the form below to start your subscription.
          ×
          Por favor, introduzca su nombre de pila.
          Por favor ingrese su apellido.
          Se requiere una dirección de correo electrónico válida.